Recibimos muchas peticiones de clientes en busca de una salsa de trufa, que se pueda usar como condimento, para todo tipo de platos. La idea es aplicar el sabor y aroma de las trufas, en forma de salsa, sobre platos de pasta, carnes y huevos principalmente, pero buscando el equilibrio perfecto entre la calidad y el precio.
Antes de entrar a analizar el producto motivo de este análisis, quiero dejar claro la diferencia entre salsa de trufa y crema de trufa.

La salsa de trufa es un preparado que contiene trufa en un pequeño porcentaje, siendo la base de este producto generalmente setas o crema de leche, que actúan como vehículo transmisor del sabor a trufa, junto con otros ingredientes. Comercialmente recibe nombres muy distintos dependiendo del fabricante o del contenido, y suele estar reforzada con aromas o extractos de trufa. El porcentaje de trufa pura que incluyen va del 1% al 5% habitualmente. Es una salsa lista para usar o aplicar directamente sobre los alimentos.

Por el contrario, la crema de trufa es un producto más denso, donde el ingrediente principal es trufa pura, en grandes porcentajes, ya sea de trufa negra o blanca, y que se termina de completar con pequeños porcentajes de aceite, mantequilla, setas o crema de leche, para darle la cremosidad deseada. Este tipo de cremas suelen ser bastante puras y con mucho sabor a trufa. Se emplean a modo de concentrado para elaborar salsas de trufa.

Volviendo a la salsa que nos ocupa este artículo, quiero presentar la salsa de trufa Black-T. Un producto de excelente calidad ideado como salsa de aplicación directa y que ha sido muy imitada por otros fabricantes con diferentes nombres, como salsa tartufata, salsa al tartufo, sabor de tartufo, compota de trufa, etc. Todas tienen en común una cosa, que el ingrediente principal son las setas, un producto que combina bien con las trufas y que aporta un buen sabor. 
Nuestra salsa de trufa Black-T se desmarca del resto de salsas por la maestría en la elección de sus ingredientes y por el modo particular en que está elaborada. Por estos dos motivos, creo que es la mejor salsa de trufa que se pueda encontrar, indicada como el condimento perfecto de trufa para sus platos preferidos.

Los ingredientes y composición se han estudiado con detenimiento para conseguir un gran producto, pensado para condimentar numerosas recetas. La clave reside en una mezcla de ingredientes que combinados en las proporciones correctas reproducen el sabor a trufa. De esta forma, sólo con la presencia de un 5% de trufa y un extracto de trufa blanca, que actúa como un aroma, obtenemos un potente condimento a la trufa.
Entre sus ingredientes encontramos setas cultivadas (Agaricus Bisporus), aceite de oliva, trufa de verano 5% (Tuber Aestivum), zanahorias, cebolla, sal, hierbas aromáticas, especias, ajo y aromas.
En la preparación del producto, se ha tenido en cuenta la textura final deseada, más parecida a un picadillo fino que a una crema uniforme. La textura en pequeños trocitos es más agradable y combina mejor sobre todo tipo de recetas. No olvidemos que es una salsa lista para su uso, de aplicación directa, y que no se debe alargar con otros ingredientes.

En cuanto a su forma de uso, tendremos en cuenta que combina con gran cantidad de platos. Esta salsa de trufa se puede usar tanto en frío como en caliente, pero no conviene calentarla demasiado, ya que puede perder parte de su magia, igual que ocurre con la trufa fresca.

En frío, se puede aplicar sobre tostadas con mantequilla, sobre tartaletas, ensaladas, sopas o cremas de vegetales, huevos, entremeses, y todo tipo de entrantes fríos.

En caliente, se puede aplicar directamente sobre comidas ya emplatadas, o bien sobre alimentos en la sartén, y siempre al final de la cocción. Por ejemplo, junto a tallarines, huevos revueltos, salteado de verduras o setas. Otro interesante uso es como ingrediente de relleno para diversos platos, como pasta rellena, aves rellenas, canelones, empanadillas o croquetas.